El proyecto de incentivo a la construcción tiene buen rumbo en Diputados

Busca prorrogar la ley de incentivos para fomentar la actividad al permitir disminuir impuestos en el marco específico de un blanqueo de capitales no registrados. Se contempla una escala diferente en el valor del impuesto para quienes declaren capitales antes de los 60, 90 o 120 días.

El proyecto de incentivo a la construcción tiene buen rumbo en Diputados

 

La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados emitió el martes dictamen sobre el proyecto de ley impulsado por Sergio Massa (Frente de Todos) y Cristian Ritondo (PRO), para prorrogar a lo largo del 2022 la ley de incentivos para fomentar la construcción, que permite disminuir impuestos en el marco específico de un blanqueo de capitales no registrados.

En diciembre pasado finalizó la primera etapa de la prórroga y buscaron implementar la ampliación con el proyecto de Presupuesto 2022, que finalmente fue rechazado con el voto opositor en el recinto, por lo cual no se pudo extender este sistema para poder blanquear estos fondos con beneficios impositivos siempre que sean destinados para la construcción.

La reunión en la que se firmó el dictamen duró sólo diez minutos ya que se rubricó el texto que había sido dictaminado en noviembre pasado y que había perdido estado parlamentario como consecuencia del recambio legislativo del 10 de diciembre.

El proyecto de ley -que quedó en condiciones de ser debatido por el plenario de la Cámara- prorroga durante 150 días, y por única vez, la vigencia del Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y acceso a la Vivienda, que establece beneficios fiscales.

De acuerdo al proyecto, las personas que declaren capitales antes de los 60 días de promulgada la ley pagarán un impuesto del 5 por ciento; mientras las que lo hagan después de esa fecha y hasta los 90 días pagarán un único tributo del 10 por ciento, y los que lo hagan desde ese día y hasta 120 días abonarán un 20 por ciento.

Los beneficios contemplados en la ley contempla solo a obras privadas nuevas iniciadas en su momento con entrada en vigencia de la ley, así como a aquellas que tengan un grado de avance inferior al cincuenta por ciento para reactivar aquellas que se encuentran paralizadas.

La norma, que fue aprobada en marzo de 2021, tuvo como objetivo promover el desarrollo o inversión en proyectos inmobiliarios realizados en nuestro país.

La semana pasada, la cámara que agrupa a los operadores inmobiliarios solicitó que se implemente una prórroga ante el próximo vencimiento del blanqueo de capitales para la construcción, previsto para el próximo viernes.

“El agravamiento de la situación epidemiológica retrasó el proceso administrativo para la adhesión, lo que pedimos es pronto tratamiento por este tema, ya que tanto el diputado Ritondo como Massa, han realizado una presentación en conjunto para la prórroga”, indicó durante el debate del año pasado el presidente de Cámara Argentina de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi), Alejandro Ginevra.

Left Menu Icon
Política & Economía