El Banco Central hizo hoy la mayor compra de reservas en dos meses.

Se quedó con casi la mitad de los dólares operados por la plaza oficial; contrapunto con el FMI por el nivel de ajuste del tipo de cambio

El Banco Central hizo hoy la mayor compra de reservas en dos meses.

El Banco Central (BCRA) abrió mayo comprando en el mercado cambiario oficial US$180 millones, algo así como la mitad de los US$357,6 millones operados al contado en la plaza oficial, suma que servirá para ir recomponiendo su tenencia de propia de reservas (que se mantenía negativa en su versión cash o líquida en unos US$3100 millones), pero -más aún- como una señal al mercado (de repetirse en los próximos días) ante la inquietud generada por un cierre del primer cuatrimestre que lo mostró captando apenas 1,5% de los US$11098 millones que aportó el sector agroexportador a la plaza cambiaria.

Se trata del mayor saldo de intervenciones de compra para una jornada de los últimos 55 días (había adquirido US$299 millones el 7 de marzo, cuando puso en marcha el cepo a importadores) e incluso 63,5% por encima de la realizada en la primera jornada hábil del mismo mes del año anterior, lo que resulta más valorable “de no ser una golondrina solitaria”, tradujo LA NACION un operador de mercado.

Fue al cabo de una jornada en la que la “intensidad de la oferta”, según definió el operador y analista Gustavo Quintana, hizo retroceder el precio de venta del dólar mayorista de $115,80 a 115,73, dejando a la postre un ajuste de apenas 42 centavos en su cotización tras el fin de semana. A eso hay que agregar el nivel que alcanzó el cepo, en especial luego de haber redefinido las reglas de acceso al mercado para los importadores.

Esto sucedió aunque se supo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a recomendarle a la entidad que preside Miguel Pesce en los últimos días que “acelere” el ritmo de ajuste cambiario, al estimar que acumula un retraso del orden del 18%, según confirmaron fuentes oficiales a LA NACION.

Dicha posibilidad es resistida en la actual coyuntura por las autoridades del BCRA, que consideran que un deslizamiento mayor no aportaría soluciones en momentos en que la inercia inflacionaria de la economía alcanzó niveles desestabilizantes. “Sería agregar más leña al fuego y no incidiría sobre el nivel de liquidaciones. O sea, no solucionaría nada y podría aumentar el riesgo de agregar más presión a la olla inflacionaria”, fue la postura oficial frente a dicho planteo.

Según menciona Javier Blanco, redactor de LA NACION, el nivel de compras que consiga concretar el BCRA será clave para mantener tranquila a la plaza cambiaria en general, al menos mientras dure la “temporada alta” de liquidaciones del agro, un flujo que tiene su pico en el bimestre que se acaba de abrir y comienza a menguar desde mitad de julio en adelante. “La atención de los operadores se concentra en el nivel de compras de divisas en este período de mayor estacionalidad desde el campo, dado que resultaría crucial en busca de cumplir la meta de reservas consensuada con el FMI”, coincidió el analista financiero Gustavo Ber.

La dinámica que mostraba el mercado hasta aquí ya había encendido algunas alarmas. “Siguiendo con el comportamiento de los últimos ocho meses, el BCRA no lograba comprar divisas en el mercado de cambios. Claro que esto, que era previsible para los meses anteriores, ya no lo era para abril”, hicieron notar en un informe desde Cohen Aliados Financieros para explicar la creciente intranquilidad.

“Mayo es un gran desafío, dado que es el mes con mayor liquidación del agro y el BCRA lo deberá aprovechar para comprar divisas y acumular reservas netas a un ritmo mínimamente acorde a lo establecido en el acuerdo con el FMI”, planteaban.

El BCRA, por lo pronto, venía de convalidar en abril la mayor devaluación del peso en 17 meses, al permitir que se deprecie 3,9%. Incluso validando en la última semana un ritmo de devaluación en torno al 60% anualizado. Pese a ello, no pudo evitar que el tipo de cambio real caiga al menor nivel desde comienzos de mayo del 2018 (el Índice que elabora al respecto ya bordea los 98 puntos) ni acortar la brecha de 2 puntos mensuales promedio que mantiene con la inflación.

Producto de ello, incluso las que tuvieron un pésimo abril fueron las reservas internacionales brutas, al anotar un retroceso de US$1132 millones, por mantener una clara tendencia a la devaluación del yuan chino y no lograr compensar el BCRA ese perjuicio con compras, dado que apenas capturó por esta vía unos US$170 millones, muy lejos de los US$1373 millones que había sumado en abril del año pasado.

Left Menu Icon
Política & Economía