Aerolíneas Argentinas apuesta a dejar atrás la pandemia

La aerolinea de bandera busca dejar atrás una de las crisis más graves para la aeronavegación en todo el mundo: se estima que las pérdidas del sector rondarán los 118.500 millones de dólares.

La participación del mercado de Aerolíneas Argentinas en cabotaje entre 2015 y 2018 bajó de un 73 % a un 64 % y en el mercado internacional, de un 26% a un 22%.La participación del mercado de Aerolíneas Argentinas en cabotaje entre 2015 y 2018 bajó de un 73 % a un 64 % y en el mercado internacional, de un 26% a un 22%.

 

Las aerolíneas perderán 66 dólares por cada pasajero que viajó este año, en tanto que el transporte aéreo global tendrá un rojo de unos 118.500 millones de la misma moneda.

La estimación fue realizada a fines de noviembre por la Asamblea General de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que reúne a unas 290 compañías de 120 países, y da cuenta del estado de cosas en uno de los sectores más golpeados por la pandemia.

Estamos frente a la mayor crisis de la historia en la industria aérea”, explican a Télam voceros de Aerolíneas Argentinas, quienes detallan que “el impacto ha sido muy grande, con una caída superior al 90% en cuanto a pasajeros transportados”. Desde marzo y hasta el 22 de octubre la aerolínea de bandera sólo operó vuelos especiales hacia el exterior y, dentro de la Argentina, aquellos autorizados por los gobiernos provinciales.

La crisis en el sector, calificada como “devastadora e implacable” por el director general de la IATA, Alexandre de Juniac, encontró a Aerolíneas Argentina en un proceso de recuperación, después de que la compañía había sufrido una merma en la cantidad de aviones en funcionamiento, resignado rutas internacionales y visto crecer su déficit durante el período 2015-2019.

Sin embargo, el proceso de recuperación iniciado a fines del 2019 puede ser el punto de partida para sortear la crisis provocada por el Covid-19. El fortalecimiento de la flota, la recuperación de rutas internacionales, la fusión con Austral y la apuesta a una mayor participación en el transporte de carga son algunos de los puntales para la etapa post-coronavirus.

Desde la compañía que conduce Pablo Ceriani señalan que “2021 será un año de transición, en el cual la industria deberá recuperar la confianza para salir adelante”. Aunque evalúan que esto dependerá de factores exógenos, como puede ser la vacuna, pero también de las transformaciones que se realicen para convertir en sustentable una industria que de por sí tiene márgenes de rentabilidad muy bajos”.

Se espera que los primeros indicadores de recuperación lleguen para el último trimestre de 2021. Mientras tanto el desafío es reposicionarse en un mercado en constante transformación, donde la disminución en la circulación de personas y la caída del turismo ponen en jaque a la mayor parte de las compañías aéreas del mundo.

El rebrote del coronavirus en casi todo el planeta y el lento pero lógico proceso de vacunación para combatirlo colocan al “regreso a la normalidad” entre signos de interrogación. Las aerolineas miran con sozobra un horizonte por lo menos incierto, donde el fantasma de la quiebra se cierne sobre muchas compañías del sector. Sin embargo, en Aerolineas Argentinas confían en la capacidad de resilencia que históricamente demostró la empresa.